Las Smart Cities están más cerca que nunca

Las Smart Cities están más cerca que nunca

La Facultad de Informática ha acogido el evento Inteligencia Artificial y Smart Cities, programado por el Programa Alumni de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). La mesa redonda se inició con unas palabras Daniel Mozos, moderador del coloquio y decano de la Facultad en la que se celebraba el acto. El profesor Mozos remarcó la actualidad de la temática poniendo como ejemplo que en el último número de dos revistas científicas internacionales se trataba de forma extensa el tema de las Smart Cities. Además, en las dos publicaciones tenían cabida ciudades españolas, Barcelona en una y Sevilla en la otra.

De esta forma, el decano introdujo uno de los aspectos más relevantes con los que cuenta nuestro país, que aparece como referencia a nivel mundial en cuanto a lo que inteligencia artificial se refiere. Por otro lado, no se olvidó de advertir de los peligros que podría tener que tal cantidad ingente de datos personales cayera en manos de personas interesadas, como empresas o partidos políticos que no buscan el bien común.

Después tomó la palabra Javier Gutiérrez, catedrático de Geografía Humana en la Facultad de Geografía e Historia de la UCM y experto en transporte sostenible y movilidad urbana. Inició su ponencia bajo el título ‘Transporte sostenible y movilidad urbana: el papel del Big Data y las nuevas tecnologías’. Desde un primer momento dejó claro que “tenemos datos por todos los lados”. Estos datos pueden ser generados por máquinas, como redes de sensores y dispositivos, o generados por los usuarios en Internet, la denominada Web 2.0

En este sentido, encuadró las Smart Cities en tres intereses: el político, el social y el ambiental. Con la exposición de un par de casos prácticos, la sala pudo comprender los beneficios que se pueden revertir si se invierte correctamente en inteligencia artificial. Así, monitorizando los recorridos de las bicicletas de BiciMad y de una empresa de repartidores también en bicicleta, pudieron crear un mapa con los recorridos más usuales y el horario en el que son utilizados. Todo ello perseguía el fin de decidir adecuadamente dónde se construyen carriles bici o se establece una estación para cargar eléctricamente las mismas.

La inteligencia se expande

Otra idea que postuló Gutiérrez fue la ‘expansión de la inteligencia’. “Ya se habla de turismos inteligentes: tenemos Flickr e Instagram para informarnos de qué visitar o a TripAdvisor para saber sobre cómo son ciertos restaurantes y hoteles…”, con lo que ejemplificó la cantidad masiva de datos, opiniones y opciones que hoy en día tenemos a nuestro alcance.

“Las actividades humanas dejan rastro. Podemos analizar el comportamiento humano a través de este rastro”, apostilló el experto. Dejamos nuestro rastro cuando pagamos con tarjeta de crédito, utilizamos el abono transporte o ponemos un tuit con nuestra ubicación, por eso aseguró que “estamos ante una auténtica revolución de los datos, que algunos se han atrevido a denominar como la cuarta revolución industrial”. Y como toda revolución, necesita algo que la sostenga, en este caso “su petróleo son los datos: la robotización”, remarcó.

Por otra parte, señaló la doble dirección de la información, pues antes la unidireccionalidad copaba todos los espacios, de arriba abajo, de la administración pública a los ciudadanos, pero ahora, con el incremento de la utilización de smartphones y sus aplicaciones y las redes sociales, también es de abajo a arriba. En cuanto al Big Data, afirmó que se estudia “como las tres ‘V’: Velocidad, volumen y variedad”. Para finalizar, también habló someramente de plataformas como Air B&B, con la turistifación y gentrificación que conlleva de los barrios populares.

Más tarde, tomó la palabra Victoria López, investigadora en el departamento de arquitectura de computadores en la Facultad de Informática y profesora del grupo de investigación GRASIA. Bajo una presentación titulada ‘Inteligencia Artificial y Smart Cities’, la docente inició su exposición afirmando que “las Smart Cities son una consecuencia natural de la Inteligencia Artificial”

Uno de los ejemplos sobre el que centró su ponencia fue un trabajo en torno al trastorno de bipolaridad o la depresión. En este caso, la pretensión de GRASIA era “encontrar alguna forma de conseguir los datos sin ser demasiado violentos o agresivos con el paciente”. Para ello, y con la finalidad de poder evitar brotes bipolares o depresivos, recababan información sobre la luminosidad de las habitaciones, el uso de las redes sociales, cuánto tiempo tardan en desbloquear el teléfono móvil o cuánto andaban al día y a qué velocidad, entre muchos otros factores.

Asimismo, López también habló sobre el proyecto ‘Datos abiertos, conjunto de datos mínimos a publicar’, un trabajo orientado a la administración pública para con sus habitantes. Además, apuntó que con la Ley de Transparencia se agilizan los trámites enormemente, pues casi todos ellos se realizan de forma digital, cuando antes eran procesos presenciales y muchos más lentos. Finalizó su exposición reflexionando sobre los datos abiertos: “Para mí, son las principales herramientas en las que se basan las Smart cities”.

Aplicación de la inteligencia artificial a las ciudades

Tras ella llegó el turno de Francisco José García Corrales, cuarto teniente de alcalde y responsable del área de Presidencia y Coordinación Institucional del Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid. Esta ciudad cercana a la capital está dentro de la Red Española de Ciudades Inteligentes y desarrolla un profundo trabajo en I+D+i destinado al medioambiente. Este último aspecto fue el que decidió remarcar desde el principio: “Rivas es una ciudad muy joven, donde damos mucha importancia a la socialización que se produce en todo ser humano”.

En el consistorio, tal y como asegura su representante, están reflexionando constantemente en cómo revertir la tecnología y la innovación en el bien común. Asimismo, parafraseando al alcalde de su consistorio, también definió lo que significa el adjetivo ‘inteligente’: “Rivas es inteligente en tanto y cuanto utiliza lo que tiene a su alrededor para facilitar la vida a los ciudadanos”.

En lo que se refiere a experiencias llevadas a cabo, se encuentra, por ejemplo, que el alumbrado es con bombillas LED, que compran energía directamente del mercado libre y que están trabajando en la primera red privada de comunicaciones móviles de banda ancha en España. Otra de las cuestiones que apuntó es la necesidad de reflexión antes de llevar a cabo una decisión con las características de Smart. “Nuestro enfoque como Ciudad Inteligente pasa por pensar en lo que tenemos, en lo que necesitamos y en lo que queremos para apoyarnos en la tecnología para poder conseguirlo”. Para ello, explicó, es imprescindible el liderazgo público y el trabajo en red.

El debate posterior con el público abordó otras temas interesantes como el uso fraudulento y la propiedad de los datos que subimos a las redes sociales, la utilización de los datos personales por agencias de inteligencia, la propiedad intelectual de los datos, o si el big data y la inteligencia artificial precisan también de ciudadanos más inteligentes y con habilidades especiales para su control.

 

Guillermo Martínez, periodista.

 

18.05.2018
 
Comentarios
Ordenar por: 
Por página:
 
  • No hay comentarios aun
Acciones